24 septiembre, 2012

Imma Marín: “La complicidad entre un abuelo y un nieto no se acaba nunca”

Imma Marín: “La complicidad entre un abuelo y un nieto no se acaba nunca”

Los abuelos y los nietos comparten algo muy especial, hay una chispa única que surge entre ellos desde el primer día de vida de un niño, y esa magia se mantiene intacta para siempre. Los abuelos son valiosísimos en la educación de sus nietos, y sin duda son unos maravillosos compañeros de juegos.

Imma Marín lo sabe bien. Es asesora pedagógica y Directora de Marinva, una consultoría especializada en educación y comunicación a través del juego. Tuvimos la oportunidad de charlar con ella el pasado 26 de julio, durante la celebración del Día del Abuelo en la tienda Imaginarium de Serrano, en Madrid. Y a Imma, también le brillan los ojos al recordar…

¿Cuál es el papel educador de los abuelos?

El papel educador de los abuelos consiste en ser ellos mismos y disfrutar de sus nietos, trasladándoles experiencia, cariño, saber, paciencia, y mucho amor.

En la manera de relacionarse y educar a los niños, ¿qué diferencia a una persona cuando es abuelo de cuando es padre?

Normalmente cuando eres padre estás con la presión de tener que educar a tus hijos, con el trabajo, con las dificultades del día a día, de llegar a fin de mes… toda una serie de cosas que te hacen estar más tenso, más preocupado, más pendiente… Hay unos aspectos de horario, de tiempo, de conciliación, que los abuelos viven muy diferente.

Los abuelos y los nietos comparten una cosa muy mágica, que es la paciencia: Los abuelos tienen mucha más paciencia normalmente que los padres, y los nietos tienen mucha paciencia con los abuelos, incluso más paciencia que la que tienen normalmente como hijos. Al abuelo se le perdonan cosas que a mamá y papá no se le perdonan tanto…

¿De dónde sacan los abuelos tanta energía?

Los abuelos por los nietos sacan vida, vitalidad y energía de no se sabe dónde… ¡y acaban reventados! Compartir tiempo e ilusión cono los niños es a la vez agotador y generador de energía. Aunque hay muchas maneras de jugar con los nietos que no requieren una gran actividad física, a menudo los abuelos intentan mantenerse en forma para poder disfrutar y jugar con los nietos, tirándose por el suelo, echando una carrera o lanzándolos al aire y demostrándoles que ellos también pueden… Su ilusión por compartir juegos con los niños es también una buena motivación para mantenerse física y mentalmente sanos. Sin duda los abuelos dan vida a los niños y éstos se la devuelven a capazos.

Hoy en día los padres no pasan tano tiempo con sus hijos, y son los abuelos, por obligación, los que se encargan de educar a sus nietos…

Eso es un problema de muy mala solución porque efectivamente hay situaciones que se complican mucho y suerte tienen los papás de poder echar mano de los abuelos para que les ayuden, por tanto hay situaciones en las que eso es inevitable. Si es inevitable, yo lo que aconsejaría es que se tome con la mínima obligación posible. Los padres han de delegar, por tanto han de dejar que los abuelos hagan las cosas como ellos saben y han de ponérselo lo más fácil posible; Y de todas formas, padres y abuelos han de saber encontrar el tiempo en que los abuelos puedan “hacer de abuelos”. Porque todos esos caprichos que los abuelos permiten, todas esas transgresiones tan sanas, son sanas porque son de vez en cuando, porque son extraordinarias, y eso cada día no se puede hacer, porque dejarían de ser sanas. Y ese tiempo los niños lo necesitan tanto como los abuelos.

Pero siempre será imprescindible la figura de los padres…

Por supuesto, los niños necesitan a sus padres y necesitan abuelos. Pero sobre todo necesitan a sus padres, los abuelos son una compañía maravillosa, pero los padres nunca deberían quedar sustituidos por los abuelos. El niño que tiene además de papás, abuelos, es un niño privilegiado.

¿Hay una edad para los abuelos para jugar con sus nietos y viceversa?

No, no hay límites. Una de las cosas más bonitas es que cuando un abuelo o una abuela ha jugado con sus nietos, ha disfrutado con ellos de pequeños, la relación que se crea se mantiene siempre. Es evidente que cambia, los niños se hacen mayores, llegan a la adolescencia, ya no tienen tanto tiempo, los papás ya no dejan a los abuelos de “canguro”, son los nietos los que van a ver a los abuelos cuando les apetece… Pero esa relación de complicidad no se cierra nunca. Incluso hay abuelos que explican orgullosos que los primeros novios de sus nietas los han conocido ellos antes que sus padres… Se juega de diferente manera, por supuesto, pero las conversaciones, las complicidades, se mantienen siempre.

 

ETIQUETAS: , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Bookmark and Share

Enlaces relacionados

1 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

@Imaginarium
La puerta pequeña